Santa ñatita, tú eres.

Santa ñatita, tú eres.

A Marco Antonio le gustaba pasearse por allí; sobre todo, al mediodía o a media tarde. Solo cuando el trabajo no se lo permitía le tocaba ir después de comer o antes del cierre del edificio. Pero a esas horas había tan poca gente que corría el...

Read more