Libertad perdida, dulce encierro.

Ansiada libertad la de estos días que vivimos

apartados de nuestra cotidiana realidad,

de las rutinas aceleradas que,

como nubes empujadas por el viento,

pasan demasiado rápido

hasta conseguir que nos olvidemos de nosotros mismos,

que me olvide de ti,

que tú olvides mi universo.

Momento fugaz, como el paso del tiempo,

que ocupo en recostarme y observar el azul intenso,

intentando descubrir al águila planeando alto

o las mil y una formas que iluminan el cielo

hasta desaparecer, tratando de localizar

el preciso lugar

que las mantenga alejadas

de mis ojos y tus anhelos.

K. Dilano.

Add Comment