Valoración:

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

CLAVADO
POR K. DILANO

Tan sólo será un momento, un breve instante lo que me lleve a decidir si hacerlo o no hacerlo.

Las fuerzas flaquean y el cansancio se impone pero quizás sea el último.

Con un pequeño esfuerzo, conseguiré ponerme en pie.

Mantener el equilibrio en el filo de la roca hasta conseguir estirar mi cuerpo.

 

Escuchar el rumor de las olas, calibrando por su espuma el instante preciso.

Y por fin, sin desviar la mirada del horizonte, lanzarme al vacío como un ángel con alas desplegadas; sintiendo el viento en mi cara, la tensión de cada uno de mis músculos al extender los brazos y la adrenalina en aumento, la respiración cortada, la mandíbula apretada, los ojos abiertos pero únicamente hasta el momento de rozar el agua cristalina con la punta de mis dedos, el momento de la zambullida donde la precisión hará el resto.

Un cálculo errado supondría el fin, una ola imprecisa la quiebra del cuello, una retracción tardía en la inmersión, el impacto mortal de mis huesos contra las rocas.

Los únicos compañeros, pelícanos capturando sus pequeñas presas marinas.

Los medios, mi cuerpo desnudo.

El fin, unos pocos pesos para alimentar a la prole.

Y el dulce consuelo, la libertad.

(Homenaje a los clavadistas del acantilado La Quebrada en Acapulco, México)



© K. Dilano Derechos reservados
Aviso Legal





Diseño y Desarrollo
Luis Ynat / Arminda Tielas Marcos
arminda.tielas@gmail.com
http://armindatielas.wix.com/armindatielas