Valoración:

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

                                          

Viejos secretos ocultan sus peldaños.

Al amanecer, pasos sigilosos.

Encuentros furtivos, con la caída del sol.

Renovados colores, ilusiones de niño

que en el intento de alcanzar su preciado tesoro

trastabilla y cae.

Auxilio para unos pocos, sustento de muchos.

En la infinidad de su anatomía me pierdo,

rogando por verla crecer en completa extensión,

hasta el cielo azul,

para alcanzar mis anhelos, juntarlos

y formar una nube esponjosa y grande

con la que poder alcanzar cada uno de tus sueños.

                                                                                          (Texto de K. Dilano)

   ESCALERA EN BLANCO

Valoración:

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

 Seleccionada para la Antología del I concurso de Microrrelatos “Libripedia” (2016 )

 

No me uses y olvides. No desprecies mi valor. No me tires, no me taches ni abandones a un rincón. No utilices sin pasión mis servicios, sin adentrarte en mi mundo transportando el corazón. Que a veces habrá lágrimas, sonrisas, dolor o temor; pero, recuerda que en mis lecturas encontrarás cobijo pues por ti libro cada día, en mil lugares distintos, una batalla de creación.

Tablas

Valoración:

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Seleccionada para la Antología del II Concurso “El Amor y sus máscaras” de Ed. Liceus, (2016)

 

Nunca me gustó disfrazarme ni vagabundear de local en local vestido de manera ridícula con lo primero que se le hubiera ocurrido ponernos a mi cuñada. Pero tenía que reconocer que, siendo mi mujer desde hacía diez años una de las maquilladoras oficiales de los participantes en el desfile de Carnaval de nuestra ciudad, me entretenía apostar en secreto conmigo mismo cuánto tiempo tardaba en conseguir escabullirme de mis acompañantes para llevarme a la parte trasera de mi coche a cualquier enmascarada elegida al azar.

Por lo general, y debido a mi físico, eso no me llevaba más de un par de horas invertidas en una sonrisa certera aderezada con algo de humor, la invitación a una copa y unos cuantos halagos lanzados en el momento oportuno.

Sin embargo, con la de anoche, tras consumar el acto y retirar su máscara apareció otra igual de cubriente y después otra y otra más hasta revelarme, al levantar la décima y última de ellas, el rostro mordaz y victorioso de mi propia esposa.

Mascarada

Valoración:

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

 Seleccionada para la Antología del II Concurso “Érase una vez un Microcuento” del Portal literario “Diversidad Literaria” (2014)

 

Doña Carmen se miró la mano con la certeza, que el puño cerrado le mostraba, de no poder contar con ningún amigo en su vida. De repente, recordó la frase que le dio la idea para abrirse camino en el negocio que llegó a enriquecerla: “Procurad no perturbar al escritor, porque es capaz de convertiros en uno de sus personajes y liquidaros en cualquier momento”.

Vendetta

Valoración:

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

(Finalista del II Certamen Artgerust de Microrrelato erótico-romántico y seleccionada para su Antología. (2014)

 

James consiguió entrar de auxiliar de vuelo en Qatar airlines.

Masoud, un religioso qatarí al que conoció en un avión, localizó su dirección reclamándole esa misma noche para explicarle sus nobles intenciones.

Desde entonces, los encuentros dentro de una limusina con cristales tintados eran la evasión para disfrutar de sus cuerpos.

La disimulada salida del chofer, el cierre de puertas, el ilícito champán refrescando el ardor y sus gargantas, manos expertas pellizcando pezones erizados que conseguían elevar el placer de la clandestinidad mientras sus erecciones bombeaban dentro de las prendas clamando por verse liberadas, masturbadas, amadas. Siguiendo después, con los dedos, sus entrepiernas hasta alcanzar el interior cálido de un trasero que permitiera culminar la fogosidad, contra el asiento, penetrándose, embistiéndose hasta conseguir derramar en el interior las últimas gotas guardadas de uno para el otro.

Al final, una llamada telefónica que hacía regresar al conductor, conseguía que Masoud y James se prometieran una próxima y ansiada cita.

Adhan

Valoración:

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

¿Ven a esa chica reposando al igual que lo haría tras una copiosa comida de verano?

¿Alguien a quien le aguardan un par de tiernos y sabrosos melocotones al despertar de su pequeña siesta?

¿Cuya afición a escribir con plumas de ave y tinta fresca la llevó a apartar sus escritos a un lado tras la entrañable pelea de almohadones, que tal vez tuvo con algún amante esporádico, y que difundió un sinfín de plumillas de ganso a su alrededor?

Instantánea por amor

Valoración:

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

AMARGA ESPERA:
(Habitación de hotel,1931. Edward Hopper.)

07 de Julio de 1931.

Nunca pensé que un simple trozo de papel tuviera el poder de acabar de un plumazo con la ilusión de varios años, con la difícil decisión de dejar atrás a la familia ni con las promesas de una vida nueva.

Tributo a Edward Hopper

Valoración:

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

CLAVADO
POR K. DILANO

Tan sólo será un momento, un breve instante lo que me lleve a decidir si hacerlo o no hacerlo.

Las fuerzas flaquean y el cansancio se impone pero quizás sea el último.

Con un pequeño esfuerzo, conseguiré ponerme en pie.

Mantener el equilibrio en el filo de la roca hasta conseguir estirar mi cuerpo.

Clavado

Valoración:

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

EL REFUGIO DE BERNADETTE (K.Dilano)

Desde pequeño siempre me llamó la atención aquella fachada; tan viva y luminosa que acaparaba todas las miradas de quienes pasaban por su lado. Siempre repleta de plantas adornando sus ventanales y con casi las mismas prendas colgadas de sus cuerdas día tras día. La puerta de acceso rompía la monotonía cromática, pero acomodaba la vista e invitaba a quedarse esperando en su umbral a quien llevaba algún recado.

EL REFUGIO DE BERNADETTE

Valoración:

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Este descubrimiento sería un hallazgo, al menos para mi familia y para mí, si es que alguien podía llegar a creerse esta loca deducción que tenía ante mis narices.

Aquellas pequeñas cuartillas se deshacían entre los dedos. Los cien años que llevaban escritas no ayudaban mucho a su conservación; las manchas y el paso del tiempo habían corrido la tinta en algunos puntos y costaba entenderlas.

Sin embargo, entre aquellas notas se descubría el enigma que durante tanto tiempo acompañó a mi tío abuelo y que a día de hoy seguía siendo un misterio para muchos.

Las releí una y mil veces, dando sentido a mis recuerdos, a su serie completa de trabajo y a una vida entera marcada por la desgracia.

Amar a Muerte

Valoración:

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Manuel Ordoñez venía a tener una doble vida. Socialmente aceptada en aquellos tiempos, pero intolerable para sus vástagos legales.

Procedía de una desahogada familia ceutí que pudo darle a finales del siglo XIX unos estudios y algunas tierras de las que tenían para que comenzase su vida como agricultor. Pronto comenzó a prosperar y consiguió la licencia para abrir varios puestos de venta dentro del mercado central de abastos de la ciudad.

(Mención honorifica del I Concurso Literario Heridas Invisibles, USA 2012)

No Va Más

Valoración:

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Me encuentro sola frente al espejo, por primera vez después de una semana. Descansada, querida y renovada, pero con una profunda tristeza albergando en mi interior. Han sido varios días sin parar de follar, de reír, de jugar y retozar; sin separarnos ni un instante el uno del otro. Intentando prolongar, aunque sólo fuera un poco más, la despedida tortuosa; persiguiéndonos hasta para ir al baño; velando por el sueño del otro las pocas horas que invertíamos en descansar nuestra fogosidad; incluso el silencio se nos antojaba un acompañante indeseado ya que únicamente queríamos estar nosotros solos en esta habitación de hotel. Porque las cárceles siguen existiendo; y aunque en mi caso se trate de algo virtual, el vínculo familiar no lo es.

Correas del Sur



© K. Dilano Derechos reservados
Aviso Legal





Diseño y Desarrollo
Luis Ynat / Arminda Tielas Marcos
arminda.tielas@gmail.com
http://armindatielas.wix.com/armindatielas