Presentación de Luna
Presentación de Luna

Mi hermana Malena salió zumbando de casa en cuanto colgó el teléfono. Habían ingresado de nuevo a su suegra en urgencias y lo más probable es que ya no saliera. Así que allí me encontraba yo en el saloncito de mi apartamento, con una docena de conocidas suyas y dos o tres mías que no

LEARN MORE
La maleta
La maleta

Recién levantada, sin duchar y con una taza de café caliente entre las manos, me encontré observando aquella maleta que había dejado sobre la mesa. Aquel trolley, color violeta con ruedas y una luna dibujada en cuarto creciente ocupando el frontal de la misma, me retaba. Era difícil de explicar pero parecía que tuviera vida

LEARN MORE
La familia
La familia

Comida de domingo en casa de mis padres. Por suerte Malena se puede escapar. A los postres y hablándome al oído, el mayor de mis hermanos, Diego, me cuenta una cosa que me hace escupir todo el café sobre el mantel de hilo bordado por mi madre. –¿A ver qué te parece el comienzo de

LEARN MORE
Reunión entre amigos
Reunión entre amigos

Me encontraba en el numero 32 de la calle Hermanos Álvarez Quintero. Portal abierto, clásico ascensor de dos puertas de forja y cabina que se veía a través del hueco de la escalera. Me meto dentro y… primero, segundo, tercero y cuarto piso, clonkkk; frenado en seco y el tembleque de piernas en aumento. Desde

LEARN MORE
Cena de Empresa
Cena de Empresa

Recién sentada a mi mesa, en la pequeña empresa de publicidad donde trabajaba como dibujante y armadora, se me acercó Dolores, la madurita, resuelta y capacitada secretaria del gerente. –¡A ver Luna, dame ideas hija! Porque parece mentira que con tanto creativo por aquí suelto siempre me dejen a mí el encargo de la cena

LEARN MORE
Expediente Disciplinario
Expediente Disciplinario

01:45 a.m. ¡Por fin en casa! Bastante achispada, atiborrada de rollos maki, gominolas fálicas y sobre todo alucinada con la idea de haberme insinuado a uno de mis jefes. Aunque fue él quien comenzó primero. ¡Bueno que más daba! El caso es que me sentía atraída por Iván y eso que nunca me había fijado

LEARN MORE
Strip Poker
Strip Poker

Tan sólo quedaba una hora para marcharme a casa y parecía que me quedasen diez más de lo lento que pasaba el tiempo. Después de aquel inesperado y tempranero polvo en el despacho, mis compañeros fueron llegando escalonadamente e incluso muchos ni aparecieron ya que Marieta, la asistente de Iván, tenía que terminar una grabación

LEARN MORE
Deuda pagada
Deuda pagada

Nicolás me ofreció la mano y la tomé con gusto, tanto por lo agradecida que estaba de que no me hubiera dejado allí al amparo de los otros electores, cómo por poder desaparecer de todas las miradas puestas sobre mi cuerpo cubierto en exclusiva por unas braguitas encarnadas con encaje. Me rodeó con su brazo

LEARN MORE
Cesta de Navidad
Cesta de Navidad

A media mañana apareció un mensajero que se puso a repartir cajas con motivos navideños por cada una de las mesas de la oficina. –¡Tarde pero segura! Veamos que trae este año –comentó Marcos–, ¡venga abre la tuya! Con estas delicias no hay quien mantenga la línea, la verdad. En la mía, aparte del turrón

LEARN MORE
Reyes y reinas
Reyes y reinas

Aparte de la veintena de amigas de Azu, no se veía a nadie más en la casa. –¡Qué recatadita vienes, Luna! –observó Isa, la hermana de Nicolás, de manera confidencial mientras yo preparaba el muestreo sobre la mesa–. Azu nos contó que te encanta disfrazarte. Es una lastima no poder disfrutarte un poco más. Decididamente

LEARN MORE
Confesionario
Confesionario

Mi prima Cristina bautizaba a su hija a finales de enero y yo era la madrina. Todos, incluidos su marido y su mejor amigo Julio que actuaría de padrino, habíamos sido viejos amigos de pandilla adolescente criados en el mismo barrio; y aunque nosotros no nos veíamos en mucho tiempo, nuestros padres sí que eran

LEARN MORE
Sorpresa, sorpresa
Sorpresa, sorpresa

–¡Chist, Marcos, chist, chist! –costó que me hiciera caso de lo concentrado que estaba en aquellos dibujos–. Vamos al office a tomar un café tengo que contarte una cosa. –Yo también te tengo que contar algo –dijo en un tono de voz aún más bajo que el mío. –A ver desembucha –dije con una miradita

LEARN MORE