Eva Román trabaja como formadora de futuros clientes misteriosos, cuya labor consiste en infiltrarse en establecimientos de cara al público y valorar la actitud de sus empleados hacia el consumidor, para mejorar el trato ofrecido.

Durante la práctica que tendrá que hacer a lo largo de tres días con Esperanza Márquez, una de las últimas empleadas contratadas, Eva se verá forzada a recordar anécdotas ocurridas a lo largo de su vida laboral y el apasionado romance que mantuvo con uno de los más reconocidos mystery shoppers del gremio, Adán Castro.

 

Add Comment